29/8/08

Reflexiones de un viernes a la tarde


FALACIA. (Del lat. fallacia.) f. Engaño o mentira con que se quiere dañar a otro. ll Hábito de usar falsedades en daño ajeno.

FALAZ. (Del lat. fallax, -acis.) adj. Que obra con falacia. ll Dícese de todo lo que halaga y atrae con falsas apariencias.

MENDAZ. (Del lat. mendax, -acis.) adj. y s. Mentiroso.

IGNORANTE. (Del lat. ignorans, -antis.) p. a. de Ignorar. Que ignora. II adj. y s. Que no tiene noticia de las cosas.

“En su primer mensaje ante al Congreso el doctor Illia señaló algunos aspectos fundamentales de su programa de gobierno: respetar la independencia del Poder Judicial, respetar las autonomías provinciales, eliminar la desocupación obrera, aprovechar plenamente todos los factores productivos, defender el valor de nuestra moneda, anular los contratos petroleros con empresas extranjeras, mejorar el nivel tecnológico del campo, modificar el régimen de la tierra para facilitar el acceso a la propiedad de los auténticos productores por medio de un sistema de créditos adecuado, obtener mayores saldos exportables para completar nuestro desarrollo industrial, buscar nuevos mercados sin exclusiones ideológicas, fortalecer la acción gremial pero alejarla de su instrumentación política partidaria, ampliar las posibilidades en educación y cultura para la mayor cantidad de gente, reafirmar la política americanista del radicalismo, procurar la integración del territorio nacional, reclamando por el derecho sobre las Islas Malvinas y la Antártida Argentina y formular un llamamiento a las Fuerzas Armadas para su reinserción en el proceso democrático.”
Para mayor información, por favor ver la página que se indica (o acudir a cualquier fuente de información razonablemente equilibrada).

Esta mañana debía tomar una evaluación a los estudiantes que sufren tres veces por semana mi “Introducción a la Construcción” en el colegio pseudo técnico que alguna vez supo formar cuasi profesionales y, hoy por hoy, nadie sabe muy bien la razón de su existencia salvo la de tener por unas horas a los adolescentes entretenidos (o aburridos) y más o menos alejados de “la calle” y, claro está, la de justificar una cada vez más elefantiásica estructura de “cargos” en los que se ejerce la lucha docente, así como la burocrático directiva, que crece más, porque rinde mayores dividendos y posibilita la 4 x 4.

Los párvulos, 15 años (algunos 16), plantearon el ya histórico recurso para zafar de la parada hasta nuevo aviso: “Profe, hoy tenemos oral de historia… es muy difícil… ¿podemos hacer la prueba otro día?”

Debo confesar que a esta altura de mi vida quien más disfruta de esta suerte de “choque entre dos mundos”, el de los párvulos y el de quien escribe, que ya va doblando el codo de los cincuenta y es casi un “sub sesenta”, soy yo. Es que la experiencia resulta un edificante y muy constructivo juego. En fin, se presentó la oportunidad y allí fuimos, a jugar.

Pregunté, poniendo un poco de suspenso (el suspenso condimenta, hace que el guiso salga más rico), de que se trataba o cuál era ese tema tan complejo que debían enfrentar (por lo del oral de historia), como para que no pudiéramos responder o explicar las razones por las que un ladrillo se pone encima de otro, trabando las hiladas entre sí.

La desperonización profe, contestaron los más rápidos. ¿Y eso qué es? No sé, es aburrido, dijo una jovencita. Otro arrimó un lo que pasó con Illia.

¿Illia?, pregunté. ¿Saben quién fue ese señor? Silencio de radio...

No viene a cuento el detalle del diálogo múltiple que se generó (y deliberadamente busqué que así fuera, toda vez que este tema me parece mucho más importante que las hiladas de ladrillos de una estúpida pared), pero confieso que ha sido rico y esclarecedor, al menos para mí. A los chicos de hoy, mendaces de ocasión (y si no lo son pecan por ignorantes) les enseñan falacias configurando un contexto cognitivo falaz. Lo repito: se miente a nuestros jóvenes, decididamente se los está engañando. Eso sí, los mendaces luchan.

1 comentario:

Miguel A. Mastroscello dijo...

Sonríe, Frank, Felipe Pigna te ama...