4/9/08

Del dicho al hecho...

"Desde la devaluación, tanto Eduardo Duhalde como los Kirchner pagaron más de lo que recibieron de los organismos multilaterales. A pesar de las encendidas críticas a estas instituciones, entre Néstor y Cristina desembolsaron en términos netos 17.421 millones al FMI, 2.898 al BID y 5.024 al Banco Mundial."
Este es el párrafo final de un artículo publicado en Crítica Digital, ayer (ver artículo completo).
Ahora, según anunció Cristina Fernández, el Estado Argentino procederá a cancelar unos 6.700 millones de dólares al Club de París, utilizando alrededor del 14% de las reservas del Banco Central que, al parecer, son de libre disponibilidad.
La pregunta está cantada: ¿qué significa esto de la libre disponibilidad? O, mejor aún, ¿Cristina puede "libredisponer" cuando se le antoje, así nomás, de un decretazo? No estoy para estos debates, que como cualquiera imaginará, durarán mucho tiempo. Sin embargo hay algunas cosillas que causan cierto escozor, por caso que el Ministro de Economía y el Presidente del Banco Central (nada menos) se hayan enterado de la "movida" unas pocas horas antes del anuncio presidencial. O los dichos de Cristina quien afirmó que “...esta deuda además debe ser una de las más genuinas”, olvidando que al menos la mitad de la suma a pagar ha sido contraida por la Dictadura Militar vaya uno a saber en qué tipo de negocios.
Eso sí, no vi los pañuelos blancos de doña Hebe en el acto celebrado al ralizarse este anuncio. Ella va a los otros actos, los nacionales y populares, tan caros a los sentimientos de la pareja presidencial, sobre todo cuando caen desde el cielo, al terminar, miles de papelitos celestes y blancos.
Porque, ya se sabe, en el vasto ocáno de la Patria Subsidiada, no sólo mojan los beneficiarios del Plan Jaime. Hay espacio para todos... los amigos.
Algo hace ruido en mi mente. No cierra, por así decirlo. ¿Por qué esta política del "plumazo" pseudo capanguera? ¿Será que ya no podemos aspirar a otra cosa?

2 comentarios:

Miguel A. Mastroscello dijo...

Frankye:

En principio, yo creo que honrar deudas no es criticable. Si fueron contraídas para sustentar procedimientos non sanctos, o por gobiernos dictatoriales (los constitucionales también le han dado tupido a la maquinita de imprimir pagariolas), es harina de otro costal.

En realidad, lo que exaspera de esta decisión, al igual que en el caso del "garping" al contado rabioso hecho al FMI, es que con un discurso nac&pop se sigue postergando a los futuros jubilados (via los bonos -primero "reestructurados" y luego "planchados" mediante el CER trucho- que están en poder de las AFJP, las cuales además fueron obligadas por el Estado a comprarlos).

Pero lo que decís del procedimiento desprolijo, como se dice ahora, es exactamente así. Lo de Redrado me hizo acordar a cuando el ministro fueguino J. M. Romano se enteró por la radio de la decisión de Colazo de perpetrar el megapase...

Para no hablar de las tasas usurarias pagadas al aliado bolivariano.

En el fondo, este circo es un manotazo de ahogado de un gobierno autista e incapaz de ver (con sesgo) más allá de sus narices.

Salut.

ars dijo...

Desde ya que las deudas deben ser pagadas. Destaco la contradicción en el "discurso", en particular respecto del concepto de "legitimidad".
Luego, vos lo decís muy bien, siguen embromando a los "bonistas" que, no nos engañemos, somos en su mayoría los que seguimos aportando al sistema jubilatorio toda vez que la mayor parte de los títulos de deuda están en manos de las AFJP y demás.